Ha ganado la democracia

Hoy en 35 localidades, en 101 urnas, más de 30.500 ciudadanos y ciudadanas han depositado su voto con un objetivo claro, que nuestro pueblo decida sobre su futuro.


19-03-2017

Gure Esku Dago ha definido una hoja de ruta llena de ambición de cara a 2018 y hoy hemos dado un paso gigante en ese camino. Decenas de ciudadanos han demostrado durante las últimas semanas qué es esa hoja de ruta y cómo se puede desarrollar. Las iniciativas Ebatzi (Larrabetzu), Tolosaldeko Giltzarria, Bagagiltza (Hernani y Astigarraga), Demoarso (Oarsoaldea)... han dado un gran paso. Cada una desde su realidad y a su ritmo, pero todas en la misma dirección.
Esta dinámica nació con una sonrisa gigante de 123 kilómetros. En aquel momento, los procesos catalán y escocés traían vientos favorables a la decisión. Y en aquel momento también Euskal Herria se quiso sumar a esa corriente. Así lo expresamos en el mosaico gigante que dibujamos en Donostia, donde pusimos de manifiesto que para que aquí también sea posible la decisión debemos construir nuestra propia urna, debemos construir nuestro propio camino. Tejimos telas de mil colores en cinco capitales para remarcar que ese camino pasa necesariamente por el trabajo en común, porque necesariamente debemos buscar acuerdos y tejer complicidades si queremos que este pueblo de 3.000.000 de habitantes decida su futuro. Ha llegado el momento de que nos pongamos a mirar a las urnas.
No ha sido un camino fácil, pero lo más difícil no es decidir, que puede llegar a ser tan simple como coger un voto y meterlo en una urna. Lo más difícil, es llegar a un acuerdo en la pregunta a hacer, acordar el proceso entero..., lo realmente difícil es sacar las urnas a la calle. Porque el trabajo previo al día de la consulta exige trabajar juntos, llegar a consensos y, en algunos casos, comprender y aprender que aquella persona que hemos considerado nuestro oponente es simplemente un ciudadano más con en el que debemos contar si queremos construir un futuro en común.
Muchas veces hemos oído que los límites, las dificultades, los muros, se encuentran a 500 kilómetros de aquí... Puede ser, pero el primer límite a superar es el que nos ponemos nosotros mismos. Gure Esku Dago se ha propuesto un reto para llegar a los 3.000.000 de habitantes… y hoy damos un paso más en ese objetivo. Nuestra meta final dependerá en gran medida de los acuerdos a los que los ciudadanos y ciudadanas seamos capaces de llegar, porque sólamente caminando juntos podremos llegar a decidir.
Hoy en 35 localidades la democracia ya ha ganado. Hoy, una vez más, hemos demostrado que es posible decidir entre todos y todas, que se puede hacer con total normalidad, que no va contra nadie, sino a favor de todos y todas. Hoy, con nuestro voto en la mano, hemos sentido que somos un pueblo, que tenemos derecho a decidir y que es el momento de la ciudadanía.
Nuestro reto es hacer todo lo que está en nuestras manos para ejercer el derecho a decidir. Que nadie nos diga el día de mañana que por miedo no fuimos capaces de emprender el camino de la decisión. El camino se hace al andar, decidiendo es como aprendemos a decidir. Hemos comenzado a decidir, y no hemos hecho más empezar.
Porque somos un pueblo, porque tenemos derecho a decidir y porque los ciudadanos y ciudadanas queremos decidir. Es la hora de la ciudadanía. Gure Esku Dago! Zorionak!

Gure Esku Dago Twitter-en