Gure Esku Dago logo

De Gernika a Cataluña y al mundo

“Tenemos activos los objetivos de democracia y soberanía, son un faro encendido, un rumbo certero”


29-09-2018

El pasado septiembre, y en un lapso de tan sólo quince días, miles de ciudadanos y ciudadanas salimos a las calles de Bilbao en dos manifestaciones para defender y apoyar el referéndum de Cataluña. Teníamos muy claro que debíamos apoyar aquel ejercicio democrático, que la voluntad del pueblo era votar y que había que garantizar el derecho a depositar ese voto.

El 1 de octubre, miles de ciudadanos y ciudadanas vascas estuvimos en los colegios electorales, en calidad de testigos y observadores y observadoras. No olvidaremos nunca lo que vimos; la determinación de las ciudadanas y ciudadanos, el valor, la ilusión de votar, la capacidad de organización, la capacidad para hacer frente al odio generado por la violencia. Fue inolvidable.

Queremos mostrar nuestro agradecimiento a todas las personas que hicieron posible aquel hito. Y junto con nuestro agradecimiento, queremos hacerles llegar nuestra solidaridad, en especial a aquellas personas que estáis en el exilio o encarceladas. Os queremos libres, y seguiremos tejiendo esta ola de solidaridad hasta que estéis entre nosotras y nosotros. Porque el futuro será mejor si lo construimos sobre la base de la solidaridad de los pueblos. No estaréis nunca solos. Un abrazo grande a todas y todos.

Sin lugar a dudas, el 1 de octubre es un hito histórico para todos y todas las demócratas. Un día memorable e inolvidable. Por ello, queremos mostrar nuestro agradecimiento infinito a todas las personas que lo hicisteis posible. Y enviaros un abrazo solidario, en especial a las personas encarceladas y exiliadas. Os queremos libres, y hasta que estéis libres nos comprometemos a seguir tejiendo una red de solidaridad. Mai estareu sols, som amb vosaltres. Una abraçada enorme.

Hoy nos hemos reunido en Gernika, un lugar simbólico. El símbolo de las libertades del pueblo vasco, de la paz, de la democracia y también de la convivencia.

Hemos dibujado de forma colectiva esta imagen simbólica, gigante, visible desde los satélites, para que pueda verse en todo el mundo. Junto con la imagen, queremos difundir un mensaje. Un mensaje de esperanza. 

Las ciudadanas y los ciudadanos queremos sentirnos libres. Tenemos ansias de libertad. También como pueblo, como colectividad. Queremos sentirnos libres, sin subordinaciones- Libres, para decidir. Para decidir como pueblo, como colectividad.

En el siglo XXI, libertad y decisión son conceptos que van de la mano. Libertad es decidir. Y, en democracia, decidir es conseguir mayores cuotas de libertad y soberanía.

Podemos afirmar que el referéndum del 1 de octubre fue un grito de libertad. Un grito que oímos en todo el mundo y que no puede ser silenciado. Ni siquiera con la mentira. Nunca silenciarán ese grito de libertad. Ni con procesos judiciales basados en mentiras, ni con la cárcel, ni con las condenas.

El pasado 1 de octubre los que intentaron impedir el referéndum tenían un objetivo: destruir la democracia catalana. Pero no lo consiguieron. La democracia popular triunfó. Y se transformó en luz, una luz que sigue encendida.  Ése es el significado de la lámpara grande del cuadro Gernika pintada de amarillo: el símbolo de las ansias de democracia de los pueblos.

Desde Gernika queremos dirigirnos al mundo para subrayar que los pueblos, ya sean catalán, corso, kanak, escocés o vasco, tenemos activos los objetivos de democracia y soberanía, son un faro encendido, un rumbo certero.

En el caso de los pueblos catalán y vasco, podemos afirmar que compartimos el compromiso con la democracia y la soberanía y las ansias de construir un mundo más justo. Somos compañeros de viaje. Apoyándonos mutuamente, el camino será más fácil y llegaremos mucho más lejos. 

Con la luz que simboliza la democracia en la mano, hacemos un llamamiento para avanzar en el camino hacia la decisión. Entre todas y todos, sin excluir a nadie. Juntos y juntas. Fomentando el debate. Con ambición, sin ponernos límites. Y, por supuesto, dando la última palabra a la ciudadanía. Y no, no tememos miedo a decidir nuestro futuro con un referéndum. No le tenemos miedo a la libertad. Abramos el camino de la decisión para conseguir ser más libres decidiendo nuestro futuro.

Gure Esku Dago Twitter-en